viernes, 13 de enero de 2012

El charco. [Capítulo 1.]

Todo empezó un día de Abril de 2011, exactamente el 17, que era mi cumpleaños, cumplía 14 años. Tuve la peor suerte del mundo, quería salir al centro de mi ciudad con mi amiga, pero llovía, así que decidimos ir a un centro comercial.
-Eh, Bely.
Miré a Anabel, mi amiga. -Dime.
-Cuando lleguemos te compraré algo, ¿vale?
-¿Pero qué dices?-Reí.- No hace falta, aunque sea mi cumpleaños no quiero nada.
-¿Tú eres tonta o barres desiertos? Es tu cumpleaños, penca.
-Bueno... Si insistes tanto... -Dije en tono burlesco.
Ambas reímos. Íbamos por todo el camino riendo, yo haciendo tonterías, como de costumbre. Caminábamos por la calle cuando de repente me metí en un charco.

-Joder, los zapatos nuevos...
-Anda hija, si es que eres tonta.
-Anda, que tú eres muy lista, Anabel.
Volvimos a reír. Me miré los zapatos, que estaban cerca del charco, entonces fue cuando lo vi, era un chico, rubio, de ojos azules, alzando la mano, como si el charco que había pisado fuese su cielo. Me miraba a los ojos.
-A-Anabel...
-¿Qué? ¿Qué pasa?
-Mi... Mira... -Miré a Anabel, señalé el charco y lo volví a mirar, ya no estaba el chico, parecía un charco normal.
-Agua, ¿y?
-Había... Una piedra.
-Ah, claro. Lo más normal del mundo, ahora vas mirando piedras. Anda, vamos...
Seguimos andando hasta llegar al centro comercial. Fuimos a una tienda de ropa llamada Top&Make. Estuvimos probándonos ropa, zapatos, de todo.
-¡Anabel, Anabel! Mira esta chaqueta. Me encanta.
-¿Cuánto cuesta?
-E-eh... 100 euros. Bueno, 99,95.
-Joder con la chaquetita. Vaya precios. Oye Bely, ¿te gusta este vestido? -Dijo sacándome un vestido azul de una vitrina.-
-¡Es precioso! Me lo voy a probar. -Lo cogí metiéndome en el probador.
Me lo puse y me miré al espejo. De nuevo, el chico del charco salió.
-¡AAAAAAAAAH!
-Tranquila... No te he visto desnuda ni mucho menos...
A mi grito no respondía nadie, asomé la cabeza fuera del probador y no había nadie en la tienda.
-¿Quién eres? -Dije asustada.
-Soy Jake, no tienes porqué asustarte de mi... Eres Bely, ¿me equivoco?
-Sí, soy Bely...
-Llevo mucho tiempo siguiéndote, en los espejos del instituto, en tu casa, las ventanas, los charcos, la pantalla de tu móvil...
-Y, ¿qué quieres de mi?
-Hablar, solo hablar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario